NATIONAL2BASSOCIATION2BFOR2BCONTINENCE2BURINARY2BINCONTINENCE2BEDUCATION 1024x145 1
Contenido editado
Buscar

¿Qué es la cistitis intersticial?

Cari tenía 17 años cuando empezó a notar dolor al orinar. “Cada vez que iba, sentía una sensación de ardor y dolor. Después de un tiempo, comencé a sentirlo todo el tiempo. Corría constantemente al baño, con un dolor agonizante, sin poder dormir. Fue horrible."

Muchos médicos, y muchas pruebas después, Cari finalmente supieron que tenía cistitis intersticial, también conocida como síndrome de vejiga dolorosa. “Fue un alivio saber finalmente qué era, aunque aprender a tratarlo fue difícil. Todo lo que intenté fue impredecible y todavía nunca supe cuándo o por qué tendría ataques de CI”.

Después de un tiempo de experimentar con su dieta, finalmente encontró algo de alivio. “Aprendí los alimentos que irritarían mi cuerpo e hice un gran esfuerzo para renovar por completo mi forma de comer”, dijo. “También he aprendido a darle descanso a mi cuerpo cuando lo necesita. Mucha gente ni siquiera supo que tenía CI porque seguía esforzándome por ser "normal", pero cuando te sientes así, realmente necesitas darle a tu cuerpo el descanso que necesita. Hace un mundo de diferencia."

La historia de Cari no es infrecuente. El Fundación de cistitis intersticial informa que entre 3 y 8 millones de mujeres y entre 1 y 4 millones de hombres pueden sufrir CI sólo en los Estados Unidos. Estas cifras pueden ser incluso mayores ya que no tienen en cuenta a los niños. Muchos adultos con CI dicen que sus síntomas comenzaron cuando eran muy jóvenes.

¿Qué es la cistitis intersticial?

La cistitis intersticial, también conocida como síndrome de vejiga dolorosa, es una afección que afecta la vejiga, la zona pélvica y el tracto urinario. Los pacientes con CI a menudo sienten dolor pélvico o de vejiga, presión sobre la vejiga y dolor al orinar. Muchos pacientes también sienten la necesidad de vaciar la vejiga con mucha frecuencia, aunque sea una pequeña cantidad.

La cistitis intersticial es una enfermedad crónica que no se puede curar, aunque existen varias formas de tratarla. Los pacientes que tienen CI pueden experimentar diferentes síntomas, de leves a graves, en diferentes momentos. Muchos pacientes descubren que sus síntomas van y vienen. Los síntomas pueden volverse más graves en determinados momentos, como durante la menstruación, y pueden variar en gravedad y frecuencia a lo largo de la vida de la paciente. Esto puede variar de un paciente a otro: un paciente experimenta síntomas todos los días y otro los experimenta sólo de vez en cuando.

Síntomas de cistitis intersticial

presión de la vejiga

Las personas con CI a menudo sienten una presión creciente a medida que su vejiga se llena de orina.

Dolor

El dolor es el síntoma más común de la CI y puede variar desde dolores y calambres leves y sordos hasta ardor o dolor intenso. Las personas con síndrome de vejiga dolorosa pueden sentir molestias cuando la vejiga se llena, dolor al orinar, dolor pélvico general o dolor al tener relaciones sexuales.

Algunas personas asocian erróneamente este dolor con una infección del tracto urinario (ITU). Sin embargo, una prueba de urocultivo puede determinar rápidamente si hay bacterias o infección en la orina y debería poder descartar una infección urinaria como causa del dolor.

Frecuencia

Las personas con CI normalmente tienen que orinar con frecuencia, incluso cuando su vejiga no está completamente llena. Pueden sentir la necesidad de vaciar la vejiga tanto de día como de noche, hasta 60 veces en un período de 24 horas.

Urgencia

Además de la necesidad frecuente de ir, las personas con CI también sienten una intensa necesidad de ir ahora mismo. Algunas personas pueden experimentar esto de forma continua, incluso cuando acaban de vaciar la vejiga.

A pesar de los síntomas de frecuencia y urgencia, la CI generalmente no causa pérdida de orina como ocurre con otras afecciones que tienen síntomas similares (como VHA o incontinencia de urgencia). Si tiene IU, hable con su médico sobre otras afecciones que puedan estar afectándolo.

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona (hombres, mujeres o niños) puede contraer cistitis intersticial. Sin embargo, las mujeres tienen más probabilidades de contraer CI: aproximadamente el 90% de las personas con CI son mujeres. El riesgo de contraer CI aumenta a medida que envejece.

¿Qué causa la CI?

Si bien no está claro qué causa la CI, existen muchas teorías:

  • El revestimiento de la vejiga causa irritación.

  • Su vejiga es sensible a ciertos alimentos y bebidas.

  • Inflamación crónica

  • Inflamación neurogénica

  • Sustancias anormales en la orina.

  • Genética

  • Traumatismo vesical

  • Disfunción de los músculos del suelo pélvico

  • Trastornos autoinmunes

  • Alergias

  • Infección bacteriana

  • Traumatismo de la médula espinal

¿Cómo se diagnostica la CI?

Debido a que muchos síntomas de CI también están presentes en otras afecciones, puede ser muy difícil de diagnosticar. Tampoco existe ninguna prueba que pueda diagnosticar la afección. En cambio, los médicos deben descartar otras posibilidades, como infecciones urinarias, cálculos renales, enfermedades de transmisión sexual, cáncer de vejiga, próstata inflamada (en hombres) o endometriosis (en mujeres).

Es probable que su médico realice una serie de pruebas que pueden incluir un urocultivo, una biopsia del tejido de la vejiga, una cistoscopia, un examen pélvico o un examen de próstata, entre otras cosas. Sólo cuando se hayan descartado otras afecciones el médico realizará un diagnóstico de cistitis intersticial.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la CI?

No existe cura para la CI, pero los síntomas pueden controlarse mediante una serie de cambios en el estilo de vida u otros medicamentos o procedimientos.

El tratamiento para la CI varía para cada persona: lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra, y puede llevar tiempo descubrir qué combinación de cambios en el estilo de vida u otros tratamientos funcionan mejor para cada paciente. El objetivo principal del tratamiento de la iC es controlar los síntomas para que no afecten negativamente la vida de una persona.

Cambios en el estilo de vida

Los cambios de comportamiento suelen ser la primera opción de tratamiento que prueban los pacientes con CI y, en muchos casos, son muy eficaces. Aprender a controlar los desencadenantes, como ciertos alimentos o demasiado estrés, puede ayudar a mantener los síntomas a raya. Algunos de estos cambios de estilo de vida son:

  • Dieta para la cistitis intersticial. Así como algunos alimentos irritan la vejiga en pacientes con incontinencia, hay alimentos que pueden desencadenar un brote de cistitis intersticial. Los alimentos ácidos, como los cítricos o los tomates, los alimentos picantes, el café y el té y las bebidas carbonatadas son alimentos que pueden irritar la vejiga cuando se tiene CI. Un enfoque común para determinar si uno de estos alimentos contribuye a sus síntomas es seguir una dieta IC estricta durante un par de semanas. Luego, vuelva a agregar lentamente un alimento a la vez para ver si nota alguna reacción.

    Este proceso lleva tiempo. Es importante tener en cuenta que cada persona es diferente: no todos estos alimentos causarán irritación. Pero muchas personas con CI notan una gran mejoría en sus síntomas cuando siguen una dieta específica para CI. Puedes encontrar más información sobre los alimentos que están permitidos y qué evitar. aquí.

  • Entrenamiento de la vejiga. Volver a entrenar la vejiga para que pueda retener la orina por más tiempo es un tratamiento común para quienes experimentan frecuencia y urgencia, ya sea debido a CI o VHA.

  • Deja de fumar. Los cigarrillos irritan la vejiga y pueden desencadenar síntomas de CI. Además, fumar durante mucho tiempo puede provocar tos de fumador, que con el tiempo puede ejercer una mayor presión sobre el suelo pélvico y causar dolor adicional.

  • Use ropa holgada. La ropa holgada puede evitar demasiada presión sobre la vejiga.

  • Reduce el estres. El estrés es un desencadenante común de los síntomas de CI, así que haga un esfuerzo por eliminarlo tanto como pueda. Encuentre formas de relajarse, meditar o hablar con un profesional para ayudarle a afrontar cualquier estrés que pueda estar experimentando.

  • Ejercicio. El ejercicio es importante para su salud en general, pero también puede ayudar a mantener fuerte el suelo pélvico. El ejercicio también es una excelente manera de reducir el estrés. Debido a que los entrenamientos de alto impacto o el levantamiento de objetos pesados pueden ejercer presión sobre el suelo pélvico, siga con ejercicios de bajo impacto, como caminar, y hable con un fisioterapeuta que pueda ayudarle a crear un programa de ejercicios que evite desencadenar sus síntomas de CI.

  • Acupuntura. Estudios han sugerido que la acupuntura puede ser una forma eficaz de aliviar el síndrome de dolor de vejiga/CI.

Fisioterapia o medicación

Si los cambios en el estilo de vida no son efectivos, su médico puede sugerir la siguiente línea de tratamiento, que incluye fisioterapia y/o medicación.

  • Terapia física. Un fisioterapeuta capacitado en la salud del suelo pélvico es una buena opción para muchas personas con CI. Debido a que la CI puede hacer que el suelo pélvico se ponga tenso, es importante aprender a relajar los músculos, lo que puede aliviar el dolor y permitir que los músculos funcionen correctamente. Aquí es donde entra en juego el fisioterapeuta. La fisioterapia puede ayudar a relajar y alargar manualmente los músculos tensos que pueden estar provocando dolor.

    Es importante tener en cuenta que los ejercicios de fortalecimiento, como los ejercicios de Kegel, que a menudo se recetan a pacientes con incontinencia, no se recomiendan para pacientes con CI. Tensar los músculos que ya están demasiado tensos puede empeorar los síntomas.

  • Medicamentos. Existen varios medicamentos que pueden tratar los síntomas de la CI. Algunos funcionan para controlar los espasmos de la vejiga, otros ayudan a reconstruir el tejido que recubre la vejiga y otros se usan para reducir las idas nocturnas al baño.

Si el estilo de vida o los medicamentos no funcionan, su médico puede intentar uno de los siguientes:

Eliminación de úlceras

A veces, los pacientes con CI tienen úlceras en la vejiga que pueden desencadenar brotes de CI. Su médico puede eliminar estas úlceras quemándolas, cauterizándolas o inyectándoles esteroides.

Estiramiento de la vejiga o hidrodistensión

Estirar la vejiga a veces es un tratamiento eficaz para los síntomas de la CI, aunque los resultados duran sólo unos meses y es posible que sea necesario repetir el proceso. No está claro por qué ayuda este procedimiento, pero se cree que puede bloquear temporalmente las señales de dolor enviadas por los nervios de la vejiga.

Neuromodulación

La neuromodulación, un tratamiento común para la vejiga hiperactiva, actúa para calmar la vejiga enviando pulsos eléctricos a través del nervio sacro o tibial para ayudar a controlar la vejiga y el suelo pélvico. Es un procedimiento ambulatorio simple que se puede realizar en el consultorio de su médico.

Inyecciones de Bótox

También utilizado como tratamiento para la vejiga hiperactiva, se cree que la inyección de botox en la vejiga bloquea los nervios que transmiten señales de dolor desde la vejiga. El Botox no está aprobado por la FDA para tratar la CI.

ciclosporina

La ciclosporina es un fármaco autoinmune que se ha utilizado con cierto éxito en pacientes con CI, aunque se debe tener precaución ya que este medicamento tiene algunos efectos secundarios y puede reducir la capacidad del cuerpo para combatir otras enfermedades.

Cirugía

Si bien no es un tratamiento común y, a menudo, es el último recurso, se puede considerar la cirugía para pacientes con casos muy graves de CI que no han respondido a otros tratamientos.

Impacto en la calidad de vida

La cistitis intersticial puede ser una afección debilitante debido al dolor y la incomodidad que causa. Pero también puede afectar en gran medida a la calidad de vida de quienes la padecen.

La cistitis intersticial puede limitar su vida social y obligarlo a perderse las cosas que disfruta. Se ha asociado con una disminución de la productividad laboral, cambios emocionales, falta de sueño, disfunción sexual y problemas de movilidad.

Aprender a controlar eficazmente los síntomas, reducir el estrés y encontrar apoyo de otras personas que viven con CI puede ayudar a los pacientes a afrontar esta afección.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Haga clic aquí para obtener más información sobre nuestros socios de confianza, incluidas ofertas especiales en productos y servicios.

Artículos relacionados

¡Nuevo!

Mujeres: Contribuir a una encuesta significativa sobre la incontinencia. Sus conocimientos arrojarán luz sobre los desafíos y estigmas reales asociados con esta afección y darán forma a mejoras futuras. ¡Comparte tu historia para impulsar un cambio positivo!

Detener las fugas de vejiga

Únase a nuestra lista de correo y obtenga un libro electrónico GRATIS: ¡21 formas de controlar las fugas de vejiga!

Utilizamos cookies para que nuestro sitio funcione. También podemos utilizar cookies para mejorar la experiencia del usuario y analizar el tráfico del sitio web. Al hacer clic en "Aceptar", acepta el uso de cookies de nuestro sitio web.  Más información